INICIAR SESIÓN
Gemma & Víctor, 23 de junio: Una boda de verbena.
23/06/2014
Adria

¿Vestido corto o largo? ¿Blanco o de color? ¿Zapatos altos o bajos? ¿Vídeo si o vídeo no? 

La cantidad de cosas que hay que decidir en una boda!! 

Pero lo primero es la fecha, lo que también tiene su historia. Víctor y yo nos casamos el día de la verbena de San Juan, el 23 de Junio... un lunes. 
Sí, suena extraño pero en seguida entenderéis porqué:




Yo quería casarme aprovechando el buen tiempo, el día era lo de menos pero quería que fuera en junio porque es cuando empezamos a salir. 
Sorprendentemente cuando empezamos a buscar el sitio, en setiembre del año anterior, nos dimos cuenta que por esas fechas estaban todas las masías ocupadas. 


Imagen boda de Gemma y Víctor


Hasta que un día, con el calendario delante, vimos un día laborable entre dos festivos, lo que los mortales conocemos como “puente” y encima era la verbena de San Juan!!  Matizar que en Cataluña, el 24 de Junio es festivo y la vigilia es un día en que todo el mundo lleva puestas las ganas de fiesta en modo “on”. El día más largo del año y shhhhhhh!! Casi nadie se había dado cuenta, con lo cual nos deba margen para escoger.  Todo estaba disponible!!!

Calendario Junio 2014

Nos enamoramos del Mas de Sant Lleí, una masía preciosa rodeada por un jardín y un enorme bosque en Vilanova del Vallés. Teníamos el día y el sitio, el resto nos vino rodado.

Boda de Gemma y Víctor

La gente estuvo encantada de tener plan por la verbena con tantos meses de antelación (ya se sabe que estas fechas son un poco como fin de año, todo el mundo quiere celebrarlo de alguna manera pero nunca es fácil decidirse). Esto nos permitió hacer una boda muy verbenera que además nos dio licencia para transgredir algunas normas…  La primera, el vestido.. nada de velos ni de colas. Eso era una verbena y se trataba de darlo todo!

Así que Jordi Anguera me hizo el vestido más cómodo y elegante que os podías imaginar: Espalda al aire (que se notara que era verano), cogido al cuello (seamos realistas, los palabras de honor no son para todos los públicos) y con una caída impresionante. A juego, un brillante ramo de flores de tela hecho a mano por mi madre que aún conservo en perfecto estado, alucinante!!

Ramo flores de tela

Pero vamos a la fiesta: La entrada la hicimos juntos, cogidos de la mano mientras sonaba “Somebody to Love” de Queen. Pone la piel de gallina a cualquiera.

Boda de Gemma y Víctor


Y después la ceremonia, que también fue especial, o mejor dicho la hizo especial (y la escribió) un artista y amigo mío: Carles. Por medio de un divertidísimo monologo que hacía referencia a los invitados y la relación que tenían y habían tenido con nosotros a lo largo de nuestras vidas.  Todo el mundo se río mucho y todavía hoy cuando me ven, me hablan de la ceremonia. 

Boda de Gemma y Víctor


La cena fue un cóctel de pie, muy propio de una verbena. Permitía que los invitados se movieran y hablaran con todo el mundo. La comida espectacular y muy divertida: Mini-hamburgueses, mini-kebabs, sushi, broquetas de pescado y de carne hachas al momento…. Vaya, que todo sensacional según me dijeron los invitados, porque yo estuve demasiado ocupada como para comer. Y eso que la sesión de fotos la hicimos antes de que llegaran los invitados para aprovechar cada segundo… 





Por respeto y cariño a los pies de mis invitadas, el café y el postre lo hicimos sentados en el salón. Pero tampoco los deje descansar mucho porque en seguida llegó la fiesta… la auténtica verbena!!

Estuvimos bailando hasta las 4 de la mañana, hablando y comiendo. Como no, no faltó la coca de San Juan. Os puedo asegurar que si me llegan a decir que desde las 5 de la tarde, cuando nos hicieron las fotos, hasta las 4 de la mañana, habían pasado solo 2 horas….me lo creo.  

Realmente el verano no podía empezar mejor!!

4
0
Tu nombre
Tu correo electrónico
Tu comentario

©2014 El Tocador de la Novia
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola